04 Jun.

Territorios indígenas aparecen bajo ataque en informe mundial

Global Forest Watch informa que naciones de la Cuenca Amazónica e Indonesia se encuentran entre los principales países que perdieron la mayor parte del bosque primario en 2019. Frente a la pandemia del COVID-19, líderes indígenas resaltan el aumento de amenazas identificadas por el análisis como resultado del acaparamiento ilegal de tierras y la minería 

Mientras los pueblos indígenas luchan para proteger sus territorios, datos de la Universidad de Maryland publicados en el Global Forest Watch revelan que casi un tercio de la pérdida de cobertura arbórea en 2019, 3.8 millones de hectáreas, ocurrió dentro de bosques primarios tropicales húmedos. El informe identifica nuevos puntos de presión dentro de los territorios indígenas debido al acaparamiento ilegal de tierras y la minería en países como Brasil, el primero del ranking, que el año pasado perdió 1.3 millones de hectáreas – un tercio de la pérdida de bosque primario del mundo.

La lista es seguida por República Democrática del Congo (475 mil hectáreas), Indonesia (324 mil hectáreas), Bolivia (290 mil hectáreas) y Perú (162 mil hectáreas). Juntos, representan el 68% de la pérdida general y confirman la creciente presión sobre los territorios indígenas representados por las organizaciones locales de la Alianza Global de Comunidades Territoriales.

La pandemia de COVID-19 plantea una nueva amenaza y las tasas podrían ser aún más altas este año, según los líderes indígenas. Los intentos de recuperación económica por parte de los sectores privado y gubernamental están ejerciendo una presión adicional sobre los territorios indígenas y locales hacia actividades aún más extractivas e insostenibles.

Los territorios indígenas brasileños están particularmente amenazados, según Global Forest Watch. El análisis muestra que el acaparamiento ilegal de tierras aceleró la deforestación en las tierras indígenas Trincheira/Bacajá y «la minería amenaza los bosques en otros territorios, como Munduruku y Kayapó». Además, en Bolivia se experimentó una pérdida récord de cobertura arbórea debido a los incendios y la pérdida del país el año pasado fue más de un 80% mayor que el año más alto registrado hasta el momento.

Sin embargo, se encontraron tendencias contrarias en otros países agrupados por la Alianza Global, aunque los números continuaron altos. En Indonesia, se mantuvieron tasas más bajas por el tercer año consecutivo ya que la pérdida de bosque primario disminuyó en un 5% en comparación con el año anterior. También se detectó una disminución significativa en Colombia. Pero la pérdida de bosques primarios en el país «fue aún mayor que cualquier otro año antes del acuerdo de paz», en 2016. El informe también identificó el acaparamiento de tierras y la ganadería como actividades en curso dentro de las áreas protegidas.

    FUENTE FOTO: If Not Us Then Who