29 Jul.

Líderes indígenas responden al aumento de la violencia, revelado en el nuevo informe de Global Witness

Foto: Paisaje en México relacionado con la defensora Isela González

Crédito: Thom Pierce | Guardian | Global Witness | UN Environment

 

 

Los datos publicados hoy indican que 2019 es el año con el mayor número registrado de defensores ambientales asesinados.

 

MIÉRCOLES, 29 DE JULIO 2020 – Líderes indígenas de todo el mundo denunciaron hoy los datos de un informe que muestra el mayor número de defensores ambientales asesinados en un solo año. Global Witness reveló hoy que 212 personas fueron asesinadas en 2019 por defender sus casas contra la minería y otros proyectos ambientalmente destructivos.

El informe revela que las comunidades indígenas son atacadas desproporcionadamente y más de dos tercios de los asesinatos ocurrieron en América Latina, el continente más afectado. En un momento en que los bosques y los pueblos de la Amazonía están bajo ataque de una poderosos actores legales e ilegales, el informe mostró que 33 muertes de defensores ocurrieron solo en la región amazónica, casi el 90% de ellos en Brasil.

   

«El revés de la historia es demasiado cruel para nosotros, los pueblos indígenas. Hemos estado sobreviviendo en pequeños espacios dentro de nuestras aldeas», dijo Kerexu, mujer líder del pueblo Mbya Guaraní en Brasil. «Nuestras aldeas no son seguras, pero si dejamos nuestro territorio, morimos. Si permanecemos, estamos en una lucha constante por sobrevivir a las invasiones que vienen de todas partes. (Nuestros) líderes actúan como una barrera protectora para garantizar nuestros derechos a ocupar nuestros territorios. No tenemos garantía. Estamos expuestos, dando nuestras vidas como sacrificio para salvaguardar a nuestra gente».

     

De acuerdo al reporte, 2019 ha sido un muy mal año para los defensores ambientales en Mesoamérica – esa región comprendida entre México y Panamá – ya que mientras en 2018 se reportaron 34 muertes, para 2019 se reportan 50 muertes en la misma región: 

     

«Un crecimiento escandaloso e inaceptable de esta violencia”, dijo Gustavo Sánchez, presidente de la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales de la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB). «Además, a los países de esta región, con reportes de asesinatos en 2018, como son México, Guatemala y Honduras, ahora se suman Nicaragua y Costa Rica, es decir la violencia y la impunidad crecen. Otra referencia fundamental es que de los 21 países con asesinatos a nivel global, 5 están en Mesoamérica.»

       

«Ante este panorama”, agregó Sánchez, «es fundamental que como ciudadanos, sea organizados o en lo individual como electores, exijamos a nuestros gobiernos políticas públicas que reconozcan la importancia que tienen los defensores ambientales en la lucha contra el cambio climático, en la conservación de nuestra biodiversidad, muchos de ellos son indígenas y de comunidades locales; que cese la impunidad respecto a las agresiones y los asesinatos y que se implementen medidas preventivas eficaces para detener estos asesinatos y estas agresiones.»

       

Según Global Witness, la minería es el sector más mortal, con más de la mitad de los 50 asesinatos relacionados con la minería provenientes de comunidades afectadas en América Latina. El informe citó la explotación forestal como el sector con el mayor aumento desde 2018.

     

«Nuestros familiares están muriendo», dijo Watatakalu Yawalapiti, una mujer líder del pueblo Yawalapiti, en el Parque Indígena Xingu de Brasil. «Cada uno de nuestros pueblos está tratando de obtener apoyo como podemos, pero veo que muchas personas no indígenas nos menosprecian y aprovechan nuestra lucha. Necesitamos mantenernos fuertes. Hay muchas invasiones en las fronteras de nuestros territorios, y la deforestación no termina.»

       

Aunque la violencia continúa aumentando, algunas comunidades indígenas obtuvieron victorias en 2019. El informe destacó una decisión histórica para evitar que el gobierno subaste el territorio Waorani para la exploración de petróleo y gas en Ecuador. Además, Global Witness señaló que la comunidad indígena Dayak Iban del centro de Borneo en Indonesia aseguró la propiedad legal de 10,000 hectáreas de tierra, después de una lucha de décadas.

   

El informe de Global Witness sobre los asesinatos de defensores del medio ambiente sale en el contexto de un creciente cuerpo de evidencia que revela que los pueblos indígenas y las comunidades locales protegen el 80% de la biodiversidad terrestre a nivel mundial y superan a todos los demás administradores forestales en la prevención de la deforestación.

   

En un artículo de opinión reciente en El País, Tuntiak Katan, coordinador general de la Alianza Global, señaló que el destino de los pueblos indígenas y las comunidades locales puede tener un impacto no solo en el medio ambiente, sino también en la salud humana. «A medida que surja más evidencia científica sobre el vínculo entre la aparición de nuevos patógenos y la pérdida de biodiversidad y la deforestación, el mundo debería considerar nuestra supervivencia como protección, no solo del planeta, sino de la humanidad. La pandemia, un síntoma de un mundo fuera de sintonía con la naturaleza, ha captado la atención. Esperamos que el mundo esté preparado ahora para escuchar lo que tenemos que decir.»

 

INFORME COMPLETO DE GLOBAL WITNESS: cliquear aqui.