25 Ago.

Comunidad indígena en Indonesia atacada por la policía y fuerzas paramilitares

 

Fuente del video: If Not Us Then Who

El 18 de agosto, la comunidad indígena Besipae en Indonesia fue atacada por fuerzas conjuntas de la policía y paramilitares provinciales. La invasión tuvo lugar en el territorio ubicado en Linamnutu, subdistrito de South Amunaban, distrito de Central South Timor de East Nusa Tenggara.

Las casas fueron destruidas y los habitantes fueron desplazados por el ataque a la comunidad que defendía su bosque sagrado Bupapu. Los invasores también acosaron verbal y físicamente a mujeres y niños en el lugar.

Todo comenzó en 1987 cuando el bosque de Bupapu fue designado por la provincia de East Nusa Tenggara como la ubicación del proyecto de la ganadería. El proyecto fue una colaboración entre el gobierno de Indonesia y una empresa australiana. El permiso duró 25 años y, desde 2010, la comunidad de Besipae se ha opuesto a la decisión de extender el permiso sobre la tierra que finalizó en 2012.

La comunidad argumenta que es necesario restaurar el bosque a su función original como área de conservación, conocida localmente como Nais Kio. No se permite la agricultura ni la caza en Nais Kio. A pesar de la resistencia de la comunidad, el gobierno actual decidió seguir adelante con el plan.

La comunidad ha hecho todo lo posible para proteger su bosque sagrado. En febrero de 2020, bloquearon las carreteras como forma de protesta cuando las autoridades locales visitaron la comunidad. Las mujeres se quitaron la ropa para simbolizar el clamor de la demanda por recuperar sus tierras. Sin embargo, no detuvo el plan. En cambio, el gobierno envió fuerzas policiales y paramilitares para atacar a la comunidad.

El ataque ocurrió después de que la policía detuviera ilegalmente al joven de Besipae llamado Anton Tanu (18 años) el 10 de agosto y lo golpeara en el camino hacia la sede de la policía en la capital del distrito. Tanu fue liberado un día después con moretones en todo el cuerpo. Cuatro días después, el 14 de agosto por la noche, la policía volvió a allanar y arrestar a otro miembro de la comunidad de Besipae, Kornelius Numley (64 años) en su casa. No se presentó orden judicial y Numley fue arrastrado con fuerza fuera de su casa y, desde entonces, está desaparecido.

El evento ocurrió cuando el gobierno indonesio está presionando por una nueva Ley Omnibus. La ley está diseñada para eliminar las salvaguardias ambientales y reducir la capacidad de las comunidades indígenas para protestar legalmente contra las nuevas industrias extractivas (la palma de aceite y la minería). Por otro lado, el proyecto de ley de derechos indígenas ha estado en el limbo durante 15 años desde que fue propuesto por primera vez al parlamento.

Fuente del texto: AMAN